No hay otra igual, mi princesa tiene un «ángel» especial, es la única e irrepetible, no tiene rival, se mueve delante de la cámara como pez en el agua, y a mí me da hecho el trabajo. Pero es que con esa carita y esos ojos sonrientes, qué más puedo pedir? pues nada, caer rendida a sus pies con un buen charco de babas jaja

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s